La hora dorada

Cada vez que llegue la hora dorada en cada atardecer estaré aquí esperándote...

Anuncios

Luna Llena

Ilya Lvovich no se sentía bien. Era muy joven y siempre había gozado de excelente salud, estaba fuerte y corpulento.

La noche de Fágaras

Sus labios también chorreaban sangre por los lados y unos colmillos demasiado grandes para ser naturales se asomaban en una sonrisa diabólica. Con el vestido desgarrado, y su torso expuesto, en el fondo se veía la luna llena en la ventana abierta de par en par.

Noche de Brujas

-Esta noche merece un brindis- dijo guiñando un ojo. - ¿Y qué estamos festejando? – pregunté con recelo. - Es noche de brujas, querida. ¡Qué otra cosa ha de ser! - terminó por decir.

La leyenda de la Bruja

Embravecida por el ultraje, conjuró el más grande hechizo del que era capaz: la inmortalidad. Juró que encontraría a esa criatura y al asesino de sus pequeños y los haría pagar por el sufrimiento causado.

Fagaras

Fágaras la beso delicadamente y lentamente fue recorriendo su cara acercándose al cuello, hasta que abrió ampliamente su boca mostrando unos colmillos exageradamente largos y los enterró en el cuello

Blog de WordPress.com.

Subir ↑