El soldado y la bailarina

Me encontraba rodeado de lodo. La lluvia arreciaba cada vez más, mientras trataba de ponerme a salvo. Podía escuchar el estallar de las bombas muy cerca de mí. Miré a mi alrededor y no encontré más que desolación.

Anuncios

Alice

Me quedé atónito. No podía creer lo que el Dr. Brown me decía. ¿Cómo censurar el conocimiento del mundo? ¿Con qué finalidad?

¡Es eléctrico!

Colores de bronce y óxido inundaban sus sensores al concentrarse en la mole de fierro viejo que algún día en el pasado representaba la brutal fuerza constructora del hombre.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑