Una crónica del sismo del 19 de septiembre

El piso brincó. En seguida Israel me miró: “Está temblando”, tomó el radio y salió a coordinar el repliegue de los empleados a las columnas. Yo tomé mi celular y caminé hacia una de las columnas...

Anuncios

mors mihi lucrum

Se detenía un breve momento para saborear la exquisita sensación de saciedad después de engullir uno o dos litros de espesa excitación.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑