Encuentros inesperados

Atrás quedaron los sonidos del bosque, la calidez de la fogata y el murmullo de tu voz. Escuché un par de pasos acercarse hacia mí, sentí el frío de la mañana despertando todos mis sentidos, y una voz llamando mi atención.