Nada pierden con la muerte

Pero no se alarme, querido lector. No estoy sumergido en un pantano de melancolía.

Anuncios

¿Un beso robado, es un beso verdadero?

Todo lo que se encontraba a nuestro alrededor se detuvo, me armé de valor y me robé por primera vez el secreto de tus labios.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑